Diccionario de días

cover

Ya tenéis a vuestra disposición Diccionario de días.  Lo podéis encontrar en Amazon haciendo clik en la portada. Es un libro de poemas de 64 páginas re-editado en formato Kindle. Está dividido en 3 partes: viajes, amor y soledad, en las que encontramos poemas como Jet lag  , Lunes o Sin argumentos.

Un jurado presidido por D. Ángel González y compuesto por D. José Manuel Caballero Bonald, D. Jesús García Sánchez, D. Luis Tejero, D. Basilio Rodríguez Cañada, D. Felipe Benítez Reyes y D. José Ramón Trujillo concedió a este libro el Premio Sial de Poesía 1999.

Podéis acceder a un avance del libro en los vídeos siguientes:

 Sin argumentos

LunesJet lag

PRÓLOGO

La poesía de Rafael Pérez Castells rezuma cosmopolitismo. El cosmopolitismo de su libro anterior, “La torre dinamitada” (1997) es, o así lo creo yo, culturalista, y no se diferencia del que aparece en los poemas de muchos compañeros suyos de generación.

El cosmopolitismo de este “Diccionario de días” es, sin embargo, completamente biográfico, como lo era el Paul Morand – lo que no quiere decir en absoluto que la poesía de Pérez Castells tenga que ver con la de Morand. La primera parte de este nuevo libro se titula, “ Días de viaje”, y en ella Rafael guía nuestros pasos por Japón, Singapur o Damasco. Nos habla del comercio moderno, que, en lo esencial, es el de siempre, y nos ofrece, entre otras maravillas, una desconcertante y muy poética reflexión sobre el jet lag. En estas primeras páginas, hay favelas y parques de atracciones, modernos edificios de negocios y mercados callejeros. Hay pasado y hay presente, y todo lo contempla Pérez Castells con los ojos de quien se ve obligado a viajar, no con los de quien viaja porque sí o porque viajar está de moda.

Poesía dura, sin concesiones, la de Rafael Pérez Castells, que continuamente se pone a sí mismo bajo la luz de un potente foco, para iluminar los pliegues más recónditos de su espíritu. Poesía introspectiva y, en consecuencia, muy a menudo, poesía desolada, en la que algunos recursos generacionales (la conmiseración, la ironía) son como licores fuertes que se administran sin rebajar su graduación.

Rafael Pérez Castells quiere, por medio de su poesía, ponerse de acuerdo consigo mismo y con el mundo, o, al menos, reconocerse, que viene a ser la condición necesaria para lograrlo. En este sentido, como se sabe, el ejercicio de la poesía puede obrar milagros o resultar del todo inútil. Pero, mientras tanto, en el empeño, lo que sí consigue Pérez Castells es conmover a sus lectores con un puñado de hermosos poemas, que es a lo máximo que puede aspirar cualquier poeta. A mí, por lo menos, me ha emocionado la lectura de muchas páginas de “Diccionario de días”, porque en ellas he encontrado grandes dosis de verdad y un vigor expresivo poco frecuente.

Julio Martínez Mesanza.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s