El luchador

quedan pocos asaltos

se pregunta por qué

ha resistido al gong de la campana

si tras cada tañer hay

más marcas en su rostro

gong comienza el siguiente

gong gong gong cuántos tiene aún que escuchar

duda

aferrarse a la vida

aunque sea una mala apuesta

duda en bajar los brazos y ofrecer

su tabique nasal

al puño que lo hunda en su cerebro

y los asaltos caen

sin despejar sus dudas

sin que al fin le liberen

dos toques de campana

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s