El color del cielo

El color del cielo

Sin dudar es azul, de un azul cielo,

aunque a veces sea gris, incluso arena roja,

no es ése su color, son las bajas presiones,

si el aire está tranquilo diría que es azul.

Mas al llegar la noche el aire se hace

invisible,

el aire ya no es cielo ni es azul,

el cielo es negro jaspeado de luces

que nos confortan en la oscuridad.

Gris

Gris

Pero quizá me hago ilusiones en el gris, sobre el gris.

                                    Samuel Beckett, “El Innombrable”

A José Ramón Pérez Álvarez-Ossorio en su 90 cumpleaños

qué potente es el blanco

un foco que deslumbra

y el poderoso negro

que no deja a la luz

ni perfilar la sombra

incompatibles viven

su certeza indudable

yo soy negro y tú blanco

cuando a los dos los ciega

la ausencia o el exceso

por eso me ilusiona

el gris perla o pizarra

con uno se seduce

con el otro se techa

nadie puede decir

cuál es el gris más puro

De puño y letra

De puño y letra

algunas nubes nunca llegan a su destino

avanzan decididas hasta que se evaporan

al cruzar una línea o una grieta invisible

otras ascienden desde el valle

tratando de surfear las cumbres

y se disuelven en su espuma

nada es seguro para una nube

salvo que nunca se pierde su agua

puede que sea riada o humedad relativa

las nubes son una forma del agua

una firma de puño y letra impresa en los cielos

que la gente del campo leía con soltura

Una tormenta inesperada

Una tormenta inesperada

En todas las montañas hay laderas sombrías

donde no llegan los rayos del sol

y criaturas sutiles se guarecen

presiento que conocen las respuestas que busco

o lo absurdo de mis preguntas

para qué la consciencia

acaso es parte de un diseño

o un accidente

una dolencia de la atmósfera

y esas criaturas

que viven tanto como los castaños

sabrán más que los efímeros seres

a los que alumbra el sol

hoy me apoyé en un árbol de esos que las cobijan

y creí escuchar un murmullo

que se fue con el viento

después olvidé mis preguntas

mientras corría buscando refugio

de una tormenta inesperada

Son turba estos días

Son turba estos días

como turistas mirando las luces

de la celebración

los recuerdos son turba en estos días

entre semana aparecen tranquilos

como el cambio de viento

que apenas pulsa

el hilo que devana mi memoria

en Noche Buena bajan en tropel

alardeando de su importancia

en el devenir del sujeto

me desesperan y en vez de buscar

un pesebre un trineo o tres camellos

busco antorchas

para incendiarlo todo

sin que me importe nada

dejar un campo amnésico quemado

Significados

Significados

creer

crēdere

krezðō

ḱred dʰeh

que es corazón que pongo por testigo

tener algo por cierto sin más prueba que mis vísceras

pero también creer

es opinión lo verosímil

incluso la confianza

creer es pura soberbia

o un acto de humildad