Los pájaros

Los pájaros que pierden las alas ya no vuelan
y siguen siendo pájaros,
igual que el visionario que un día se deslumbra
todavía conserva
el hábito del vuelo.

En los tiempos vacíos la duda debilita,
y por esa razón, queremos ver,
queremos distinguir en las visiones
una luz, una sombra omnipresente,
queremos componer
con palabras cercanas un canto general.

Y qué mejor manera de sestear la tristeza
que volver a intentar lo nebuloso,
el pulso de los pájaros
que sostienen el mundo.
¿Quién no busca el extraño vendaval
que asciende y se distancia?
¿Quién, si no murió ya, duerme en sus sueños?

2 Comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s