Esperancitas

Esperanza por qué, si no hay razones
y sin embargo, vivo de esperanzas,
esperancitas, más bien, para el viaje,
encontrar lo perdido, que ella esté,
que la lluvia se atrase y llegué al cine.

La vida es un casino
y nadie hace saltar la banca.
Entran despreocupados,
seguros de su suerte
y si aguardas afuera, cuando salen
desnudos, sin mirada, todo es pérdida.

En un casino sobran los curiosos
¡abran juego, señores!
un jugador juega aunque le hagan trampas,
se sabe perdedor desde un principio
y le aburren los juegos sin ardides.


Esperanza por qué, me voy contento
si sorprendo a la vida en un renuncio

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s