Miedo

Miedo

Me llamaron a filas y en un mes

me convertí en soldado, obedecía

automáticamente cualquier orden.

Yo estaba recogido entre los pliegues

del traje de campaña o del autómata

que accionaba mis pasos y esperaba

el refugio del sueño para entrar

otra vez en mi cuerpo abandonado.

Cuando juré bandera me sentí

libre con condiciones sin saber

por qué hasta que un sargento ¿o un brigada?

se despidió no vuelvas y si vuelves

no será necesario que te explique

que solo eres una orden que acatar.

El miedo es un chasquido es una impronta

con el miedo se mueven los ejércitos

pero es solo un ejemplo ¿o a nosotros

no nos mueven tirando del mismo hilo?

Es difícil luchar contra un fantasma

un recuerdo olvidado que se esconde

hasta que a una señal toma el control.

¿Cuántos miedos se ocultan en mis actos?

¿Cómo puedo evitar a los que asustan

con pandemias con armas bio-ilógicas

armas de destrucción masiva ¿o no?

Para que el miedo cale en nuestros huesos

hay muchos que cooperan pocos saben

las reglas de ese juego y los demás

creen que es justo lo que hacen ni lo piensan.

Esto no es nuevo siempre ha sido así

aunque hoy asusta más ese fantasma

porque es más poderoso más feroz.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s