El Unicornio

A Álvaro Muñoz Robledano

El unicornio

Un hombre imagina otros mundos

busca uno mejor

un mundo extenso

donde los unicornios pacen en los campos

o un mundo de agua

donde las especies más brillantes

no se refugian en los abismos

o sólo de aire

donde las aves duermen suspendidas en la nada.

Y entonces su mundo le parece bien

aunque no tiene unicornios

contiene casi todo

lo que puede imaginar.

Pero sigue imaginando

ya no le interesan bellas panorámicas

sino saber cómo son los que las habitan

si se comunican cantando

o se devoran en una cadena de mantis

intentando encontrar la forma

perfecta que compense su existencia.

Imagen: Oleo sobre lienzo de Alessandro Padovanino, siglo XVII.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s