Una tormenta inesperada

Una tormenta inesperada

En todas las montañas hay laderas sombrías

donde no llegan los rayos del sol

y criaturas sutiles se guarecen

presiento que conocen las respuestas que busco

o lo absurdo de mis preguntas

para qué la consciencia

acaso es parte de un diseño

o un accidente

una dolencia de la atmósfera

y esas criaturas

que viven tanto como los castaños

sabrán más que los efímeros seres

a los que alumbra el sol

hoy me apoyé en un árbol de esos que las cobijan

y creí escuchar un murmullo

que se fue con el viento

después olvidé mis preguntas

mientras corría buscando refugio

de una tormenta inesperada

Son turba estos días

Son turba estos días

como turistas mirando las luces

de la celebración

los recuerdos son turba en estos días

entre semana aparecen tranquilos

como el cambio de viento

que apenas pulsa

el hilo que devana mi memoria

en Noche Buena bajan en tropel

alardeando de su importancia

en el devenir del sujeto

me desesperan y en vez de buscar

un pesebre un trineo o tres camellos

busco antorchas

para incendiarlo todo

sin que me importe nada

dejar un campo amnésico quemado

Significados

Significados

creer

crēdere

krezðō

ḱred dʰeh

que es corazón que pongo por testigo

tener algo por cierto sin más prueba que mis vísceras

pero también creer

es opinión lo verosímil

incluso la confianza

creer es pura soberbia

o un acto de humildad

Delirio

Delirio

una vez escribí un poema

lo titulé la fórmula

ahora sé que era un poco menos que humo

la materia consciente

hija de lo inconsciente y la energía

no está y no debe en esa fórmula

una vez que nació fue independiente

no aparece en las ecuaciones

es espíritu y tiene pocas alternativas

desvanecerse

con la transformación de la materia

o escapar si pudiera pero adónde

espiriverso

el caldo donde flota el multiverso

lo imagino como el lugar

donde alcanza el nirvana

el espíritu que huye

el espiriverso sería meta

detrás del firmamento

de las galaxias y sus cúmulos

su expansión imparable

o su colapso apocalíptico

sería un mar sin fondo ni superficie

donde dicen los físicos que flotan

placentas o universos

si separar las gotas que lo forman pudieran

encontrarían los espíritus

con los que se alimenta

ese imponente océano

no es justo ni es injusto

sensible o insensible

para los que no pueden

mejor es el olvido

que una eterna de impotencia

el que es capaz asciende y se diluye

en ese ser glotón que crece

sin importarle nada nuestra angustia

si mi delirio no lo fuera

al menos se parece a otras muchas creencias

aceptaría mi destino y

le volvería la espalda a ese monstruo

que se alimenta de nuestro dolor

pero sé que intentar comprender sí es delirio

y que no hay nadie o nada

a mi alcance al que pueda reclamar

Diálogo de sordos

Diálogo de sordos

lo único que me quedan

son las palabras

para reclamarle al vacío

a ese inmenso lugar

en el que mueren las estrellas

y que es solo una pompa entre otras muchas

que hacen reír a un bebé enloquecido

y qué son las palabras en el tiempo

la inmensidad

son una nada efímera

que lanzo como dardos

a ningún sitio

cuanto más sé soy menos

y me siento más solo

pero cómo dejar de saber si el olor

nos llega tras la puerta

es imposible no abrirla y saciarse

pero siguen trayendo más comida

y el hambre se convierte

en hartazgo o derrota

cómo me gustaría

escuchar un quejido que responda a mi dardo

pero solo hay distancia y crece

más rápido que mi zancada

lo único que me queda

es este diálogo de sordos

Algo no cuadra

Algo no cuadra

cómo es posible

que siendo tan minúsculo

pueda con tanto dolor dentro

algo no cuadra

el universo es infinito

soy insignificante

pero mi soledad me pesa

algo más que todos los cuásares

que son como fantasmas

yo tengo el mío propio

es finito hecho a mi medida

y para mí es más real

que Próxima Centauri

mi día a día intrascendente

impredecible

sin trayectorias ni ecuaciones

y mi noche que guarda

los secretos que apenas

se desvelan al despertar

soy pasto de los dioses

porque la materia me ignora

me condena a la nada