El arpón

Difícilmente logro no mirarte

cuando pasas desnuda

a mi lado y repito:

“es un fantasma, un súcubo”.

Cuando amarré mi barco

a tu muelle, pensé

que era puerto seguro.

Y era ballena blanca,

incansable,

que, ciega, me arrastró sobre las olas

como el cabo cortado de un arpón.

Me soltaré algún día,

no es más que abrir las manos

y dejarse llevar, mientras tu estela

se aleja

buscando el horizonte.

Hace tiempo aprendí que la intuición

es más que una sospecha,

es el mismo recuerdo del futuro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s