Instagram. Selección Ciudad

Haz clik en las fotos para verlas mejor.

CRUCIGRAMA

Si
Observo
Las
Estrías
Del
Alma
Detenidamente

Mientras
Insomne
Sueño
Tiempos
Esencias
Ritos
Ígneos
Oscuros

Yace
Olvidado

Aquel
Muchacho
Ofuscado
Romántico

CHERNOBYL

A Pedro Díaz del Castillo 

                                                               

Me recomienda un libro, es mi amigo Pedro.
De Lovelock, como siempre, ni idea de quién es.
Desde que lo leyó, ya no se siente ombligo,
ni siquiera ano. Ha de ser buen libro.
A mí también me cansa la ombliguez,
nuestra ombliguez de mono sabio
que imagina que sabe la verdad
y eleva a los altares su ignorancia,

que cree que contando los años atrapa al tiempo,
y le pone principio cuando nace un dios
y comienza a contar, cien, quinientos, mil años
y cada mil espera el fin del Mundo
y se suicida en grupo
o se reúnen al son de una campana
implorando a los dioses.

Y cuando habla del mundo
se lamenta del daño que hemos hecho,
cree que ya está muy cerca su fin.
Y solo es un suicidio, el nuestro.
El planeta suspira por librarse de esta plaga.
Todas las bestias saben
que peor que Fukushima o Chernobyl
es la huella del hombre.


Del libro “Mudanza” Ars Poética, 2019

Imagen de Alfonso Arias Parera

FRANKENSTEIN

Después de dos intentos, no sé qué es el amor.
Empiezo mal, lo sé, un mecanismo,
la poseo y procreamos,
la poseo
y no procreamos, pero la poseo.

El amor es Frankenstein
cosido con retales de deseo y frustración,
fantasía que piensa que es real.
El amor tiene vida
como Frankenstein.

Del libro «Mudanza» Ars Poética, 2019

El anillo

a Jesús Urceloy

recuerdo el tintineo del anillo
mientras mi madre agita
el vial de la inyección entre sus manos
y el olor a Eau Sauvage de aquel beso
así son mis recuerdos un olor
un sonido que evocan una imagen
borrosa una película velada

recuerdo tu rebeca de croché
guiándome por las calles de Kioto
y el sabor a agave del mezcal
con que nos dimos ánimos
para mirar al sol en su pirámide
aunque quizá el recuerdo es más nítido
si viene de la piel como si el vello del viento
pudiera grabar sobre ella detalles
que los otros sentidos no perciben
porque no son del mundo de la física

El dragón hambriento

la noche nos iguala a los animales diurnos

es el tiempo del sueño pero también del pánico

antílopes gorilas cabras perros nosotros

buscamos en el sueño escondernos del dragón

que se despierta hambriento y busca carne insomne

no es bueno dormir solo y si a nadie tienes cerca

abrázate a tu perro o bájate a los establos

y duerme entre los potros porque el dragón hambriento

creerá que alguno de esos sueños te pertenecen

que eres el potro blanco que trota tras el sol